Líderes comunales provenientes de Lepanto, Turrubares, Sarapiquí y Buenos Aires destacaron el aporte de la Escuela de PPS en el fortalecimiento de organizaciones rurales, durante el IV Encuentro Estudiantil de Prácticas.

 

 

Líderes de comunidades alejadas del país relataron su experiencias emprendedoras, respaldadas por la Escuela de Planificación y Promoción Social (PPS), durante el IV Encuentro Estudiantil de Prácticas, realizado el miércoles 30 de setiembre a partir de las 10 a.m. en la Plaza de la Diversidad en la Universidad Nacional (UNA).

 

Enmarcado en la Semana de Planificación de la Escuela de Planificación y Promoción Social de la Universidad Nacional (UNA), el encuentro es organizado por la Asociación de Estudiantes de Planificación y Promoción Social con el objetivo de visibilizar los resultados de las prácticas profesionales en beneficio de organizaciones de carácter solidario en contextos de realidades caracterizadas por la desigualdad social.

 

En su trabajo conjunto con líderes de organizaciones comunales, estudiantes de tercer y cuarto nivel de la carrera de PPS realizan un proceso que culmina con estudios de prefactibilidad para comprobar la viabilidad y factibilidad de proyectos productivos comunales y de esta forma conseguir apoyo de las instituciones respectivas para llevarlos a cabo.

 

 “El trabajo que han desarrollado las estudiantes es como sacarse el premio mayor y dos veces. Éramos una comunidad sin expectativas y no sabíamos cómo organizarnos. Las cosas ahora han empezado a cambiar”, afirmó Hannia Oviedo, integrante de la Asociación de Desarrollo de Lepanto, Puntarenas. En esta comunidad realizan su práctica las estudiantes Dennise Álvarez y Lincey Zúñiga, quienes han trabajando de la mano con miembros de la Asociación y comités locales para crear un Plan de Desarrollo local. 

 

No por casualidad, el académico de PPS Geovanni Rodríguez, asegura que “las prácticas son una fuente inagotable de los saberes de los distintos actores sociales con los que trabajamos”.  

 

Por su parte, la representante estudiantil Daniela Alpízar mostró su satisfacción por el compromiso de la Escuela con las realidades de las comunidades  y  consideró de gran importancia informarle al país cómo la planificación le retribuye constantemente a la sociedad. 

 

Ese es el caso de la práctica desarrollada por la estudiante Priscilla Perajales, que ha buscado ayudar al fortalecimiento de Coopecureña, una cooperativa de leche y queso de la zona de Sarapiquí. 

 

Su contraparte comunal, Kenya Kirchman, del Comité de Educación y Bienestar Social de Coopecureña, comentó que no conocía la verdadera razón de ser de un planificador hasta que entendió en detalle: “un planificador social es un hacedor de sueños”.

 

Por su parte, las estudiantes Ileana Vargas y Daniela Alpízar han estado prestando ayuda a la Asociación de Familias agropecuarias de San Pedro de Turrubares. 

 

Azucena Miranda, secretaria de la Asociación de Familias Agropecuarias de San Pedro de Turrubares, recalcó lo importante que ha sido la visión de las estudiantes en la Asociación: “antes no sabíamos qué hacer, ellas comenzaron ayudándonos con los proyectos hasta que pudimos llegar a algo concreto para buscar el apoyo de instituciones”. 

 

De la misma forma los estudiantes William Morris y Fabiola Cruz han trabajado arduamente en un proyecto al lado del Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR), en el que se pretende ayudar a los agricultores de Concepción de Buenos Aires. 

 

 

Alexis Céspedes, presidente de la Asociación de productores de la comunidad, mostró su agradecimiento: “me siento contento de abrirle las puertas a la Universidad. Ha sido una ayuda importantísima en nuestra actividad”. 

 

Johan Espinoza /Para Hoy en el Campus 

[Image]

 

 

http://www.hoyenelcampus.una.ac.cr//index.php?option=com_content&task=vi...

Data da Notícia: 
segunda-feira, 5 Outubro, 2015